Servicios Editoriales BI

Señoras y señores, un escritor aprende muchas veces, tarde o muy tarde, que las palabras casi nunca dicen lo que ellos quieren y casi siempre lo que el lenguaje quiere decir, el lenguaje que es como Dios: inescrutable. Sin embargo, muy pocos escritores saben cómo hacer que su escritura sea presentable al lector, por eso muy pocos son editores de sí mismos, pero otros, muy pocos también, tienen la capacidad de editar al colega con mejor acercamiento al lenguaje literario, de lo que un exégeta de la corrección lingüística podría.

Piensen en un pastelero que prepara exquisitas tortas de banano con queso, pocos amantes del arte pastelero accederían a probarla recién salida del horno, pues su aspecto es rudimentario —pero el olor—. Este pastelero debe pedir la ayuda de un decorador para darle una apariencia adecuada al mundo de la alta pastelería a su torta de banano con queso. El editor que es escritor, combina la artesanía y la intuición del escritor con la corrección —sólo hasta donde no afecte la forma de una propuesta literaria que debe ser respetada, así como comprender que la alteración gramatical y sintáctica de una lengua puede ser estéticamente válida cuando implique un ejercicio de maestría y no un desliz producto de la inexperiencia— y el dominio formal en la presentación libresca que posee el buen editor.

Un escritor es escritor antes de ser editor, y será escritor siempre; mientras que un editor eventualmente puede ser escritor, pero siempre será editor y en ciertos casos al leerlo, identificamos a un gran editor más que a un gran autor. Del primer caso es sobresaliente la labor de Italo Calvino en la editorial Einaudi, y del segundo la de Roberto Calasso en Adelphi Editorial. Un caso de máxima notoriedad es el de Ezra Pound que editó tanto el Ulises de Joyce, como La tierra baldía de T.S. Eliot, en ambos casos, como prueba la correspondencia con ambos autores, lo último que le interesó al Pound editor fue la ortografía, su asesoría editorial consistió en ayudar a que la forma original que proponían los autores se desarrollara plenamente y en concordancia con la poética que ellos mismos habían configurado.

Son editores que piensan en las posibilidades formales de una obra y no tanto en sus virtudes comerciales, esos editores, hoy escasos, que más que meter mano en la obra ajena, mueven al autor para que perfeccione su obra en virtud de sus propias capacidades y sobre todo para que la obra, sea un poema, un ensayo, un cuento o una novela, consiga alcanzar su máxima calidad literaria y artística. Después de lograr esto, se dedican a la presentación libresca, sobre la cual es determinante el buen gusto para expresar a través de una portada, para la elección de la tipografía y el papel, y la agudeza para mostrar el libro desde un enfoque adecuado a los intereses del lector, como sabemos un buen escritor se nota desde esas cartas a un desconocido que son las solapas de los libros.

En el trabajo de edición que un escritor hace para otros, primero se valora el manuscrito para reconocer sus posibilidades literarias, además de sus límites y carencias. Si es tenido en cuenta, luego viene el taller de edición donde se mejora la obra en términos formales —y ortográficos y gramaticales si es necesario— para configurar un libro, esto puede exigir, dado el caso, la reescritura de parte de la obra, así como cambios importantes, incluso el título, siempre que aporten a la expresión literaria de la obra. Todo ello para obtener un producto literario al cual se le puede apostar como libro, para lo cual pensaremos en la presentación y su financiación, y desde luego que pueda obtener un premio y reconocimientos en su género.

Esto es de manera general lo que un escritor puede ofrecer como editor a sus colegas, si algunos desean un nombre para esta empresa que hace parte de la Revista Barbarie Ilustrada, pueden llamarla Servicios Editoriales BI.

Con mucho gusto recibiremos sus propuestas literarias y las valoraremos para iniciar un proyecto editorial con algunos de nuestros escritores-editores.

Contacto:

L.C. Bermeo Gamboa

E-Mail: barbarieilustrada@gmail.com

WhatsApp: (+57) 317 568 79 35