La luna en tres poemas de Baudelaire

eiffel-tower-paris-city-big-moon_hsisgasee_thumbnail-full01
Charles Baudelaire, autor de estos poemas, nació, vivió y murió en París, entre 1821 y 1867.

TRISTEZAS DE LA LUNA

Esta noche, la luna sueña con más molicie;
cual bella entre cojines, en los cielos serenos,
parece que con mano distraída acaricie,
antes de adormecerse, la curva de sus senos.

Moribunda, se entrega a deliquios pausados
sobre espaldas que bruñen avalanchas mullidas
y pasea sus ojos por paisajes nevados
que en el azul se elevan cual plantas florecidas.

Cuando sobre este globo con languidez ociosa
deja caer alguna lágrima silenciosa,
un poeta piadoso que vigila en penumbra

recoge diligente en su mano ahuecada
la gota, cual fragmento de ópalo irisada,
y la guarda en su pecho, donde el sol nunca alumbra.

Traducción de Manuel J. Santayana, poema LXV incluido en Las flores del mal (1868).


LA LUNA OFENDIDA

Oh Luna que adoraban discretamente nuestros antepasados,
desde lo alto de los campos azules donde, como un harén radiante,
los astros te siguen con vistoso boato,
mi vieja Cintia, lámpara de nuestras guaridas,

¿ves a los amantes en sus jergones fértiles,
mostrando mientras duermen el fresco esmalte de su boca?
¿ves cómo choca la frente del poeta contra su trabajo,
o cómo en la hierba seca se aparean las víboras?

Bajo tu esclavina amarilla, y con pasos furtivos,
¿vas, como antaño, desde el ocaso hasta el alba,
a besar los encantos caducos de Endymión?

—«Veo a tu madre, hijo de este siglo anémico,
que acerca a su espejo una pesada carga de años
y empolva con esmero el pecho en que mamaste».

Traducción de Pedro Provencio, poemas XIV incluido en Las flores del mal (1868).


 

LOS BENEFICIOS DE LA LUNA

La Luna, que es el capricho mismo, se asomó por la ventana mientras dormías en la cuna, y se dijo: «Esa criatura me agrada».

Y bajó muellemente por su escalera de nubes y pasó sin ruido a través de los cristales. Luego se tendió sobre ti con la ternura flexible de una madre, y depositó en tu faz sus colores. Las pupilas se te quedaron verdes y las mejillas sumamente pálidas. De contemplar a tal visitante, se te agrandaron de manera tan rara los ojos, tan tiernamente te apretó la garganta, que te dejó para siempre ganas de llorar.

Entretanto, en la expansión de su alegría, la Luna llenaba todo el cuarto como una atmósfera fosfórica, como un veneno luminoso; y toda aquella luz viva estaba pensando y diciendo: «Eternamente has de sentir el influjo de mi beso. Hermosa serás a mi manera. Querrás lo que quiera yo y lo que me quiera a mí: al agua, a las nubes, al silencio y a la noche; al mar inmenso y verde; al agua informe y multiforme; al lugar en que no estés; al amante que no conozcas; a las flores monstruosas; a los perfumes que hacen delirar; a los gatos que se desmayan sobre los pianos y gimen como mujeres, con voz ronca y suave.

»Y serás amada por mis amantes, cortejada por mis cortesanos. Serás reina de los hombres de ojos verdes a quienes apreté la garganta en mis caricias nocturnas; de los que quieren al mar, al mar inmenso, tumultuoso y verde; al agua informe y multiforme, al sitio en que no están, a la mujer que no conocen, a las flores siniestras que parecen incensarios de una religión desconocida, a los perfumes que turban la voluntad y a los animales salvajes y voluptuosos que son emblema de su locura».

Y por esto, niña mimada, maldita y querida, estoy ahora tendido a tus pies, buscando en toda tu persona el reflejo de la terrible divinidad, de la fatídica madrina, de la nodriza envenenadora de todos los lunáticos.

Traducción de Enrique Díez-Canedo, poema incluido en Pequeños poemas en prosa o el Spleen de París (1869).


Notas:

-Cintia: Diana o Artemisa, uno de los nombres de la diosa luna, apelativo empleado por los poetas ingleses.

-Endymión: hermoso pastor del que se enamoró Selene, la luna, quien pidió a Zeus que le concediera vida inmortal.