Lecturas Perjudiciales

En algún lugar de Yumbo…

In Críticas, Parodias, Reflexiones on 24 abril, 2016 at 1:58 PM

Yumbo-1Juan-de-Dios-Vivas.1JPG

Por L.C. Bermeo Gamboa

“¡Loado sea Don Quijote! Que supo con tanta anticipación reconocer a un furibundo gigante bajo la máscara de un inocente molino”.

El malpensante
Gesualdo Bufalino

Hace falta tener algo de Quijote para notarlo: hay gigantes en Yumbo, yo los he visto y tal vez ustedes, a pesar del hechizo que un malvado mago puso para no reconocerlos. Inmensas criaturas de un solo ojo, cíclopes como Polifemo, y de cien brazos, como el titán Briareo, que nos espían y manosean a su antojo, porque para ellos somos como inofensivas ovejas y cabras que no oponen resistencia. Así que ahora, por el poder crítico de Cervantes, 400 años después, también en este pueblo polvoriento y sucio muy parecido a uno de la Mancha, romperemos el hechizo y los enfrentaremos como caballeros.

Los gigantes que dominan a Yumbo y debemos enfrentar son: la ignorancia, ciega porque no quiere ver y crece en esa misma medida. La indiferencia, bifronte como Jano, con sus dos caras que siempre miran para otro lado.

La ignorancia mostró todo su poder, en recientes días, con la desatinada celebración del día del idioma y del libro, por parte de la Biblioteca Municipal. No sólo no tuvo la altura que se merecía tal celebración, ni ninguna de sus actividades consistía en, valga la redundancia, “celebrar el idioma y el libro” como aspectos fundamentales de la cultura y la humanidad. Sin embargo, me dedicaré a otro error, inocente y más significativo, que se hizo visible al confundir la imagen de Cervantes —aclaro que no se sabe cómo era su aspecto real, pero existe un retrato conocidísimo que se le atribuye— con la de Lope de Vega en un gran cartel que se exhibió durante toda la semana frente al edificio de la institución. Para que tengan una impresión más clara del asunto, esta confusión sería como organizarle una fiesta a Falcao y poner en la invitación la foto de James.

Biblioteca Municipal de Yumbo

Biblioteca Municipal de Yumbo

¿Podemos excusar esta confusión? Es posible, no hay mala intención, aunque de buenas intenciones está hecho el camino al infierno, escribió Shakespeare. Podríamos tolerarlo si aceptamos que la Biblioteca está siendo dirigida por personas iletradas, que no es lo mismo que analfabetas, un iletrado es simplemente una persona ajena a la cultura literaria, que desde luego, sabe leer, vaya uno a saber qué, pero lee y es comprensible su confusión de Cervantes con Lope; ignorando, que estos dos autores en vida se odiaban, y que el pobre de Cervantes padeció bastantes desdichas: cautiverio, cárcel, hambre y deudas como para ganarse una burla más en este pueblo, 400 años después de muerto. Nadie sabe con exactitud dónde están sus restos, pero donde estén han de haberse sacudido fuerte.

La indiferencia se descubre en la forma tan desconsiderada que se trata a los artistas en este Municipio, empezando por el instituto de cultura donde nunca se los toma en cuenta para decisiones cruciales como la elección de un gerente que los represente realmente, o para desarrollar programas y estrategias de cultura acordes con la realidad yumbeña. Esta es una institución que ha excluido, no sabemos por qué, de sus compromisos las áreas de lectura y creación literaria, así como otras derivadas de la plástica como fotografía y grafiti. Indiferencia de la administración, alcaldía y concejo, que promueven su propia imagen y no la del arte yumbeño, una buena muestra de su egoísmo es que no se hayan creado, de una vez y definitivamente, estímulos claros y permanentes para los artistas locales —como se hace en Bogotá, Medellín y Cali—, establecer premios Municipales anuales, no sería demasiado costoso, a la música, a la poesía y diferentes expresiones artísticas, donde se llame a artistas con vocación y a principiantes decididos a ser artistas, para mostrar lo mejor de su talento y ser reconocidos en su pueblo. Premios en música, artes visuales y literarias, donde se realcen obras de calidad y propuestas estéticas importantes, que de paso, generaran interés en la comunidad y quedarán como prueba permanente del arte yumbeño; tenemos artistas de talento y es deber de los entes estatales promoverlos. Ahora, no hablo de seguir haciendo concursos infantiles de motivación que no dejan para la cultura ninguna obra que la exalte. Hablo de verdaderos premios que consagren y definan a un artista, para que pueda dedicarse con más convencimiento a la creación. Una cosa es clara, sea como sea, en el futuro Yumbo no va a ser recordado por sus alcaldes, concejales o gerentes; serán sus artistas quienes expresarán lo mejor de nosotros. No es tarde, pero ya va siendo hora, para que las administraciones muestren su compromiso y generosidad con la cultura. ¿Por qué no? Un salón anual de artes plásticas, un festival de música alternativa, residencias artísticas. Muchas cosas hay por hacer si sólo se tuviera el conocimiento y la voluntad, ya que con el presupuesto y una excelente gestión todo esto se lograría, ¿qué pasa entonces? Ya lo he dicho caballeros, hay gigantes que lo impiden: la ignorancia  y la indiferencia.

No hace 10 años cuando en Yumbo habían algunas tabernas y cafés, Merendero fue uno de ellos, lugares donde se podía dialogar y fomentar la cultura a nombre propio, sin el amparo oficial, allí muchos celebraban recitales y conciertos con puro talento local, recuerdo a muchos jóvenes —hoy no tan viejos—, reunidos leyendo a Baudelaire y a Barba Jacob, tocando canciones de Kraken y de Inti Illimani, ninguno de ellos es asesino o suicida, alguno que otro político eso sí, pero comprometidos con la cultura. Tiempo después la administración organizó eventos que eran reflejo de estas propuestas informales, entonces hubo festivales de rock, encuentros de música, teatro y de poetas, incluso hubo un único premio de poesía y alguna publicación literaria, recuerdo una revista fotocopiada llamada Literatura corrosiva; todo realizado con el respeto y la calidad que merecían, queriendo mostrar algo de grandeza con nuestra cultura que estaba subiendo de nivel.

Hoy cuando sólo encontramos estancos y discotecas, comprobamos con tristeza que esa época de apogeo acabó y estamos pasando por un decadencia rastrera donde ya no se realizan eventos de talla nacional, sino celebraciones burdas para escuelas y barrios, lo que sería positivo sólo si reflejara un propósito claro de desarrollo cultural y no la pobre obligación de gastar un presupuesto y salirle con cualquier simulacro a la gente que, como se darán cuenta, no somos tan iletrados como creían y no les vamos a dejar pasar impunes su mediocridad.

Contra el gigante de la impunidad cultural es necesario que los caballeros andantes de Yumbo salgan y acaben con la indiferencia a la verdadera cultura que han mantenido las administraciones municipales, la indiferencia es una actitud que evita proponer medidas de avance cultural, que niega las propuestas que vienen de los gestores y artistas locales, que obliga por el estómago a entrar en lógicas electorales para acceder a la administración bajo la tutela de un alcalde o concejal de turno. De este modo, como hemos visto después de 10 años, nunca se hará lo adecuado sino lo que se amolde a los intereses de la administración. Para hacer verdadera cultura los artistas deben enfrentar y ganar la batalla contra la indiferencia de las administraciones, esto proponiendo un modelo de gestión donde la elección del gerente del IMCY sea definida por un concejo cultural diverso y donde haya actividades que abarquen todo el ámbito cultural, no solo las expresiones más populares y menos costosas, que los artistas tengan una situación económica al menos igualitaria donde se les reconozca por su trayectoria, aportes y dedicación al Municipio.

Quiera Dios no nos pase como a Cervantes, que estuvo varias ocasiones mendigando para sobrevivir, tan difícil fue su situación que muchos españoles decían que si en algún momento lo hubieran reconocido y valorado, de haber vivido bien, Cervantes jamás habría escrito el Quijote. Parece que esta estética del hambre es la que aplica la administración local a los artistas yumbeños. Sin importar esto, en algún lugar de Yumbo, ahora mismo, un artista ninguneado y pobre, estará creando una obra que, pese a todo, será orgullo nuestro.

Anuncios
Borges todo el año

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Tesis sobre el fracaso

Por L.C. Bermeo Gamboa

La Cultura de Yumbo

Somos lo que expresamos

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Vallejo & Co.

literatura y más

Estafeta

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Taller permanente de poesía (Yumbo)

Estudio de la forma y la poética

pornosonetos

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Revista Cuadrivio

Revista de crítica, creación y divulgación de la ciencia

Antiguos Testamentos

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Zoon Phonanta

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Ignoria

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Holismo Planetario en la Web

El Portal donde día a día hacemos realidad el sueño de una Nueva Gran Biblioteca Digital de Alejandría

Periodismo narrativo en Latinoamérica

Recopilación de crónicas periodísticas con chispa.

refinería literaria

Diario de un book doctor en español

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

Una hoguera para que arda Goya

Literatura, periodismo y crítica cultural.

borgesyyo

Just another WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: