Lecturas Perjudiciales

La bitácora del lector

In Lecturas en progreso on 18 enero, 2016 at 12:02 AM
Mihir Hardikar - A little boy stops to think while his friends get ready to take to the sea with their paper boat.

Foto: Mihir Hardikar

“Viajar es muy útil, hace trabajar la imaginación. El resto no son sino decepciones y fatigas. Nuestro viaje es por entero imaginario. A eso debe su fuerza”.

 Louis Ferdinand Céline

¿Cómo leería un náufrago en su isla desierta los libros que gracias a Dios sobrevivieron junto con él? Para este proyecto no es necesario emular a Robinson Crusoe, es cuestión de asumir la lectura como la isla donde arribamos jadeantes después de los cotidianos naufragios de nuestra vida, y puesto que, como escribió John Donne: “Ningún hombre es una isla entera por sí mismo”, para lograrlo solo basta leer un libro, o tener un Smartphone.

El proyecto consiste en que un lector o diferentes lectores, sin perfil delimitado, emprendan un diario de lectura con comentarios y observaciones —de tipo crítico, anecdótico, circunstancial, autobiográfico, paródico, hipertextual, de apóstrofes, digresivo—, cuyas entradas se publiquen a medida que abarque el libro seleccionado hasta su culminación.

Notablemente influenciado por El viaje alrededor de mi habitación de Xavier de Maistre: ¿cuánto podemos dilatar la lectura de un libro? El objetivo no es la rapidez ni tampoco la extensión; es la minuciosidad –Multiplicidad lo llamó Italo Calvino— del acto. Una forma de conseguirlo es a través de la descripción del proceso de lectura como un acto cotidiano que influye en el lector y que va asociando con su vida en diferentes niveles a medida que lee; cómo se logra insertar o yuxtaponer la lectura en la complejidad vital. Para descubrir: ¿Qué asociaciones se van generando entre vida y lectura? ¿Cómo evoluciona la primera impresión de un libro a medida que lo leemos? ¿De qué modo determinan los horarios, lugares, condiciones corporales o espaciales, la lectura de un libro? ¿Cómo va determinando el estado anímico del lector la lectura que adelanta? ¿Cuáles son las interpretaciones que el lector realiza para asociar lo leído con las circunstancias que vive y para qué le sirven? Quizá así podríamos establecer una lectura vivencial y llevar registro de la experiencia leída y del lector como un viajero, cada libro es una embarcación para arribar a nuevos mundos.

Al considerar como un viajero al lector se busca una experiencia particular, es decir, opuesto al lector como un turista que viaja a conocer los sitios de referencia, verificar la anécdota común y reiterada; en este sentido vamos a leer inhibiéndonos de la referencia ‘literaria’ que es la del turista y trataremos de rebuscar más el hallazgo personal del viajero solitario en un lugar desconocido.

La lectura experimentada como un viaje, por mar si se quiere, aunque dice Sir Francis Bacon: “Es extraño que en los viajes marítimos, donde no hay nada que ver sino cielo y mar, los hombres escriban diarios; pero en los viajes por tierra, donde hay tanto que observar, la mayoría no los escriben, como si la ocasión fuese más apropiada para vivirla que para observarla. Sin embargo, se siguen haciendo diarios”. Nuestro modelo es la bitácora del marino, tal como la llevó Cristóbal Colón en su viaje a las inesperadas indias occidentales o los apuntes de Alvar Núñez Cabeza de Vaca, de este modo una lectura bien puede seguir la lógica del viaje y empezar así: “A 17 días del mes de junio de 1527 partió del puerto de San Lúcar de Barrameda el…”. Y a medida que avanza el viaje redactamos las noticias de lo acontecido, el registro de la odisea que vivimos leyendo un libro, tal vez lleno de dificultades o de maravillas, un libro de viaje corto e intenso o un libro demasiado largo que logramos franquear hasta llegar al punto de no retorno y pasado mucho tiempo podremos decir como Diógenes: “Veo tierra”.

Así planteado el proyecto, cada uno elige el riesgo que correrá: un libro. El tiempo no está determinado, incluso no es necesario concluir, ni siquiera seguir con el mismo, ¿cuántos se pierden o naufragan del todo? ¿Cuántos cambian de embarcación y de rumbo? ¿Cuántos regresan y reinician el viaje? ¿Cuántos viajeros se quedan definitivamente en los lugares adonde llegan? La bitácora de cada lector lo dirá.

Este año en Barbarie Ilustrada tendremos las bitácoras de 5 lectores: ¿Qué libros nos sugieres para leer? Has tu comentario.

Anuncios
Borges todo el año

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Tesis sobre el fracaso

Por L.C. Bermeo Gamboa

La Cultura de Yumbo

Somos lo que expresamos

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Vallejo & Co.

literatura y más

Estafeta

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Taller permanente de poesía (Yumbo)

Estudio de la forma y la poética

pornosonetos

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Revista Cuadrivio

Revista de crítica, creación y divulgación de la ciencia

Antiguos Testamentos

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Zoon Phonanta

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Ignoria

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Holismo Planetario en la Web

El Portal donde día a día hacemos realidad el sueño de una Nueva Gran Biblioteca Digital de Alejandría

Periodismo narrativo en Latinoamérica

Recopilación de crónicas periodísticas con chispa.

refinería literaria

Diario de un book doctor en español

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

Una hoguera para que arda Goya

Literatura, periodismo y crítica cultural.

borgesyyo

Just another WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: