Ricardo Baduell – Relecturas 2015

las flores del mal trad pujol

En mi caso, la relectura es constante pero fragmentaria. Es decir: releo pocos libros completos, pero vuelvo a leer, más de una vez, ciertas escenas, capítulos, pasajes, cuentos, poemas y fragmentos.

Relecturas parciales importantes del 2015 han sido Noon wine, de Katherine Anne Porter, novela corta incluida en Pale Horse, Pale Rider, libro recogido además en los Cuentos completos de la autora, que es un modelo de precisión logrado a partir de una percepción justa de las cosas y hasta del aire que las rodea: todo es verdadero en esta historia, capaz de contener sin que la desborde una impresionante violencia primero latente y luego en acto de cuyas raíces da cuenta sin perder jamás el pulso. Releí también La tentación de la tranquila Veronika, de Robert Musil, incluido en Uniones, tal vez el libro más tortuoso del autor y una excelente ejercitación para el lector que desee desarrollar su capacidad de comprensión lectora por la vía de un entrenamiento riguroso.

Cuentos geniales de Fogwill: Memoria de paso, Los pasajeros del tren de la noche, Cantos de marineros en las pampas y Japonés, todos ellos de evidente y superior inteligencia, pero también de una sensibilidad tan extrema como discreta. Los últimos poemas de Dylan Thomas, un asalto a todos los sentidos de una sensualidad para la que el mundo no es un precipitado de datos y cuyo sentido último puedes ser una aventura para el lector encontrar. Y, ahora sí el libro entero, Las flores del mal, que leído de punta a punta, como una novela, se convierte también en una a la vez que en el drama, escena por escena, del autor, Baudelaire, uno de los mayores personajes del siglo 19, tan grande como los de ficción por sus implicaciones.

Otros libros enteros: Cuando ya no importe, de Juan Carlos Onetti, que en su desenlace obliga al lector a replantearse toda la saga de Santa María concluida en este libro, la Calle de dirección única de Walter Benjamin, modelo para todo tipo de escritura fragmentada que quiera dejar sus apuntes tomados contra reloj resonando por largo tiempo en los oídos de sus lectores, y, para terminar, dos de Fleur Jaeggy, El ángel de la guarda y Los hermosos años del castigo, seguidos, quizás su obra más hermética y seguramente su primera obra maestra, que se iluminan mutuamente siempre y cuando no se intente encajar todas las piezas.

Todas estas, lecturas recomendadas.

Ricardo Baduell (Roma, 1964): escritor y editor argentino radicado en Barcelona desde 2002, colaborador de las agencias Guillermo Schavelzon y Casanovas & Lynch, así como lector profesional para Tusquets Editores, escribe el blog de crítica Refinería Literaria.

Anuncios