Lecturas Perjudiciales

El modesto centenario de un clásico

In Notas ligeras y apuntes on 8 enero, 2014 at 4:45 PM

Por L.C. Bermeo Gamboa

Cumpleaños Bioy

Este año, a mediados de septiembre, cuando algunos se topen con el artículo donde lo mencionan, se preguntarán entonces ¿quién es Adolfo Bioy Casares? Es un clásico. Me adelanto a los hechos, pero supongo que ante las celebraciones nacionales de los centenarios de Octavio Paz y Julio Cortázar, quedará opacada la del autor de La invención de Morel y Diario de la guerra del cerdo. Parece que el destino de Bioy fue estar a la sombra, de Borges en vida, y de cualquier otro escritor popular en su muerte. Esto no le resta nada a su genial obra, claro que no habrá sentimentales lectores que lo vanaglorien públicamente, pero habrá admiradores que lo releerán en silencio y escritores que agradecerán su fundamental influencia.

Para iniciar año ya algunos lo han ignorado, como Juan Gabriel Vásquez en su columna de El Espectador donde da por supuesto que los lectores recordarán a Cortázar. Yo añadiría que también lo recordarán los que nunca han leído a Cortázar, puesto que es el escritor argentino más mentado después de Borges y como bien se sabe, todos los conocen sin haberlos leído; también en El País de España, donde le dieron el Premio Cervantes, lo han recordado marginalmente como otro más que cumple cien de nacimiento junto al autor de Rayuela; pero con Adolfo Bioy Casares, que también es argentino —baste recordar que escribió dos libros extraordinarios:  el Diccionario del argentino exquisito y el commonplace book Descanso de caminantes, sucede completamente diferente, a él lo recordarán exclusivamente sus lectores, estos sabrán un par de cosas por las cuales su centenario es más pertinente de celebrar que otros. Claro que no se trata de menospreciar, como lo harán con Bioy, la conmemoración de Paz y Cortázar, o la de Nicanor Parra que es un clásico vivo.

Adolfo Bioy Casares no sólo fue el amigo de Borges, entiéndase por el mejor amigo y cercano a todos sus asuntos personales, fue el coautor de una nueva literatura en español, a él también debemos: las diferentes antologías de cuentos fantásticos y policiales, las traducciones y selecciones de autores ingleses; que ampliaron la reducida mira de intereses literarios de los lectores latinoamericanos. Él es una de las manos de Honorio Bustos Domecq. La suya es una escritura sin espectáculos formales, escribió toda su obra sin mostrar que era literatura; ocultando los artificios, supo que los clásicos escriben descuidada y llanamente, para que el lector no admire el logro del autor, sino que se pierda en la obra.

Puesto que fue un verdadero caballero a la manera inglesa, es decir, rico, liberal, con sentido del humor y con una modestia espontánea; contrario a Borges que era un puritano, burgués y su modestia era otra ficción. Un caballero no pide tributos, para ellos la muestra excesiva de agradecimiento es vulgaridad, porque delata interés o afán de reconocimiento, que es una vulgaridad mayor. Reduzcámonos a decir, que así como Bioy Casares fue participe de fundar una perspectiva universal de las letras hispanoamericanas, de la que, a su modo; Paz menos, Cortázar mucho más, son sus herederos. Pero recientemente su figura ha salido de la sombra, él solo ha provocado —aunque parece premeditado por conspiradores literarios— el mayor acontecimiento de la literatura hispanoamericana en las últimas dos décadas: su diario Borges, publicado en 1999 año de su muerte, ha comenzado a cambiar nuevamente la idea que tenemos de la literatura.

Creo, y caigo en la vulgaridad de exagerar, que ninguno de los que hasta hoy han pasado por las casi 1700 páginas de ese diario, ha vuelto a ser el mismo lector, ni el mismo escritor, y todos han presentido que la literatura que conocíamos ya no es la misma.

No hay que extenderse en estas cosas, ni en nombre ajeno ni en el propio, creerán que es una reivindicación, cuando sólo es un aviso. ¿Cómo celebra un caballero su cumpleaños? Así lo describe en una entrada de 1959, en su diario: “Martes, 15 de septiembre. Come en casa Borges. Nos fotografiamos todos, incluso el cocinero, con mi torta de cumpleaños”.

Entrevista a ABC en Palabra Mayor (1991), el programa televisivo dirigido por R.H. Moreno Durán.
Anuncios
Borges todo el año

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Tesis sobre el fracaso

Por L.C. Bermeo Gamboa

La Cultura de Yumbo

Somos lo que expresamos

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Vallejo & Co.

literatura y más

Estafeta

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Taller permanente de poesía (Yumbo)

Estudio de la forma y la poética

pornosonetos

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Revista Cuadrivio

Revista de crítica, creación y divulgación de la ciencia

Antiguos Testamentos

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Zoon Phonanta

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Ignoria

Literatura, periodismo y crítica cultural.

Holismo Planetario en la Web

El Portal donde día a día hacemos realidad el sueño de una Nueva Gran Biblioteca Digital de Alejandría

Periodismo narrativo en Latinoamérica

Recopilación de crónicas periodísticas con chispa.

refinería literaria

Diario de un book doctor en español

El blog de Guillermo Schavelzon

La edición, el libro, los escritores

Una hoguera para que arda Goya

Literatura, periodismo y crítica cultural.

borgesyyo

Just another WordPress.com site

A %d blogueros les gusta esto: